El rocío, el beso y el abrazo.

Turbulenta noche

zarandeó todo mi cuerpo

que como un bote

como si se tratara de un brioche

dí vueltas sobre mí misma.

Cuando desperté

llegó la calma

al amanecer

se apaciguó mi ser,

me sentí encalma.

Abrí el ventanal

respiré el rocío

y sentí el equilibrio basal .

Después de tomar un café aromático y reciente

que me preparaste,

un beso y un abrazo con calor que me diste,

emergió mi buena energía latente.

Cariño te correspondo con un beso del alma y un reconfortante abrazo de todo corazón.

María.

Libido.

Tu vibrares siento solo con mirarte,

nos miraros, nos acercamos, nos abrazamos y nos acaloramos,

hasta que mis vibrares sientes igualmente.

Me cuentas que has ido a comer hasta saciar el hambre o quizás tu ansiedad,

pediste almejas frescas y francesas para mayor colmo,

mientras las comías saboreabas en tu mente también,

imaginando que además saciabas tu libido con según dices, mi delicada y sonrosada mariposa,

que muy cerradita está,

que te gusta como ninguna otra,

y según vas elucubrando y ahora me lo estás susurrando,

lo haces a la vez que te desvistes suavemente y

yo imito tus movimientos, con picardía,

mis instintos más primitivos y naturales y a la vez vitales,

están emergiendo efervescentemente,

mi piel se va enervando

y mi mariposa desplega sus alas,

además nuestros efluvios se unen nos reavivan y nos desbordan

nos dejamos llevar como potros desvocados en el placer sexual y mental.

Al final la calma llega y nos bebemos y nos regustamos a besos,

al unísono acaba el encuentro en un extásis sexual y mental satisfecho.

Bon apetit.

María.

Energía vital.

«Auuu, auuu, auuuu».

(He recibido una carta del Sr.Li Wenliang, Doctor de Wuhan. Sería un sueño o es que el portón de mi cueva estaba abierta?..)

Siento mi carne de gallina,

siento mis adentros

convivo con mi manada de lobos desde mis ancestros,

estamos juntos y nos ayudamos en comandita y no nos andamos con pamplinas.

«Auuuu, auu, auuuu»,

en un lenguaje universal

que todos conocemos

fauna y flora y gente humana nos reunimos y nos protegemos

para qué sirve la poesía,

dijo mi maestro, el líder de la manada de un pasado tiempo,

para silbar una melódico poema,

que con suave brisa o fuerte tempestad

predique a los cuatro vientos

hemos nacido para ser libres,

y aunque también a la hora de comer, de sentarse y de organizarse

siempre hay unos grandes garbanzos negros,

no nos asustan,

somos más y más unidos y con más curiosidad

para conocer, para saber, para buscar un remedio, una pócima un elixir

de la ansiada libertad,

y el conocimiento.

 

blog swingers lifestyle

Muchas gracias Sr. Doctor Li .

María.

 

88x31.png

La melancolía del otoño.

Son más llevaderas las alegrías, los dolores y pesimismo gracias a ti; Frida Kalho.

Te dedico este poema con toda mi admiración:

Ella no dejó que el dolor le enturbiara el carácter luchador

ella divina era y es hermoso su realista legado,

me deleitan tus pinturas y tu estilo rompedor

admiro de corazón tu don afanado.

Para mí el mundo es mejor gracias a ti, gracias por enseñarnos a vivir.

blog swingers lifestyle.jpgMaría

Leyendo a Pablo Neruda. Cuando desperté el libro de D. Pablo Neruda todavía estaba allí.

Cuando desperté el libro de poemas de D. Pablo Neruda todavía estaba allí.

Recita D. Pablo Neruda:

 y yo aumento en tus ojos y tu rostro en los míos.

Me gustas cuando tiemblas porque estás como intacta
y me adentro en tus sueños y mi voz te desborda.
Parece que penetren hormigas por tu cuerpo
y parece que el aire te quitase la ropa.
Como todas las rosas con el fuego te turbas,
te sujeta la tierra y mi aroma te agita.
Fiera conmovida, pareces una rosa
y parece que mi tacto entibia tus espinas.
Me gustas si jadeas cuando voy a besarte,
fiera contenida, así como con miedo
y sientes que me acerco y tu corazón late,
déjame derramarte en la boca un infierno.
Déjame que te amague con mi frutal saliva.
Cólera silenciosa, gemido suplicante,
en tu falda entreabierta te abrasas y tiritas,
dejemos nuestros labios húmedos acecharse.
Me gustas cuando tiemblas porque estás como intacta
y yo aumento en tus ojos y tu rostro en los míos.
Parece amordazarte el sudor del silencio
y parece tu cuello desnudar mi mordisco.

D. Pablo Neruda.

 

Gracias D. Pablo Neruda, por deleitarme, deleitarnossw235.jpg