Suspiro por Falbala.

Enamorados estaban, el fuerte dopado, el pequeño pero astuto, de la guapa e inteligente gala.

Todos suspiraban por Ella.

Ella también suspiraba, pero de otro aldeano.

Anhelantes estaban otros, pero no de amor, sino de poder romano. Utilizaban a su alcance todas las tretas, con espada en combate por delante, con el disimulado arte del arsénico o por detrás con el afilado puñal .

Yo también suspiro, quizás soñando por un mundo mejor y por tener una amistad como la de Falbala, para conversar, yo escuchar la lira y y ella mis canciones.

María swingers-lifestyle.Tributo

a Uderzo.

Saludos primaverales.

Yo también liberaré mi poder

Un Shibari te haré,

No esprefolles,

yo también liberaré mi poder…

El hechizo está activo

la serpiente  maliciosa se acerca

Tu mantente alerta.

Mi corazón está en un hilo

yo dependo de su poder, quizás,

yo me levanté de la cama de lino

de nuevo después del sueño ella estaba allí,

me quería seducir, atraer con su mágico poder de víbora.

No me moveré

yo también te hipnotizaré

haber quien puede más

víbora o Diosa

No esprefolles más

no te liberarás.

Un shibari te haré

y ciega te dejaré

No me comerás ni ella ni tú.

No vacilaré,

ni al temor ni al querer,

pues yo tengo el poder de Diosa y sola seguiré.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.