¡Toma lechuza, de grandes ojos, toma un pañuelo!

Mi lecho está frío e inmenso y negro.

Esta noche recorrí miles de leguas,  con mi vista, con mis ojos,  los más grandes,

más que todas las lechuzas del universo. Éstos pueden ver luz o sombra,

pero ahora sólo se fijan en la  en la negrura; la pena del universo.

Pues sí el universo también se apena, como la lechuza de anteojos mágicos.

El universo le dice a la lechuza, «pero si tú distingues las tonalidades de las Auroras boreales».

La lechuza le responde; «y tú puedes ver luz en los agujeros negros».

El universo le dice a la lechuza; «a pesar de que ahora marchitos tienes tus ojos, de que no sé qué o quién te riega tus ojos, sabes dónde encontrar la luz, si algún día puedes».

La lechuza responde; «gracias universo, de momento me conformo con tú pañuelo».

 

sw235.jpg

Inspiración del presente, pasado y futuro. Por supuesto de la actualidad.