Aquí es donde puedo dar instinto a mis instintos…

¿Habrán probado el café de civeta?

Caminando estoy por este Barrio Rojo que tanto me seduce. Aquí es donde puede dar rienda a mis instintos sexuales que llevo dentro.

Voy a llevar a Les Dames algún regalo. Ya sé, unas orquídeas amarillas y un café de civeta, les enseñaré a prepararlo.

Tengo incluso su tarjeta, las llamaré. Menos mal que no tienen un proxeneta, y además tienen un sitio propio. Ah también llevaré un aceite lubricante especial de Eros, es el que más me gusta, les voy amasar como si se tratara de un pan(y luego nos comeremos unos a otros,sonrisa).

Bueno voy a llamar por teléfono…

sw235.jpg

Baudelaire, primer Swinger Simbolista?

“Baudelaire me has impresionado con tus palabras llenas de ardor de pasión de evasión… deseo, sexo, relax, carrera de fondo hacia el placer hasta el extásis hacia el climax. Ohh, qué diablillo e imperfecto eres. Sí en Perfume exótico me has embriagado de aromas a humedad de hormonas femeninas, a brasas, a incienso de Olíbano; uhmmmm, me estoy evadiendo de la realidad, me estás hipno

tizando en el juego del sexo, viendo esos pechos ardientes, y esa respuesta tuya tan viril tan potente… caigo en tus redes.”

img_28847.jpg

Se tumban en el diván de amar.

Norma Keim y Moníc llegan a su casa se ponen cómodas, se relajan se ponen música tantrica… es de noche…abren la ventana, el aire pasa, lo sienten en su piel casi desnuda, su pechos se ponen todavía más firmes, como esfinges se miran en el espejo, quietas se observan, solas, en la penumbra, solo su mirada las alumbra. Mirada chispeante, sus manos se mueven, su dedos acompañan la orden de jugar de sentir su lencería mínima, divina, es magia.

Cómo pueden sentir dos almas igual, quizás gemelas, la imaginación,  pecadores pensamientos, sensual carisma de mujer que atrae, se atraen, en la distancia, que no hay en el alma.

Se tumban en el diván  de amar, de sentir de disfrutar. Su nariz participa al compás que su sudor cae, su perfume airea, se revuelcan, se evaden el paraíso del sexo, se recorren hasta el infinito, se sienten, sueñan, es la magía del deseo, el sexo les lleva, les enseña, aprenden, se entienden, se juntan sus almas gemelas en el éxtasis del clímax.

Sentir y dormir, juntas o separadas en el paraíso, las endorfinas apaciguan, relajan hasta el infinito…

IMG_2884.jpg