¡Te he tenido que pellizcar!; me dices.

Relatándome estos cuentos que me transportan en la góndola del voluptuoso balanceo.

Quiero soñar despierta y deleitarme mirando en tus ojos el mar color turquesa.

Que disfrutaremos de aventuras, que nuestros ojos tendrán mucho que admirar, que nos guiará el Maestro Leonardo.

Pasearemos por caminos de delicadas fragancias de peonias y elegantes lirios.

Hablándome en español en francés en italiano nos transportaremos al siglo de las luces y las sombras, me instruiré con Voltaire y Mozart.

Y terminaré las clases de filosofía con mi querido libre y voluptuoso Giacomo que me galanteará con un poema en soneto y bailaremos al compás de la música barroca.

Luego les ofreceremos un ágape de vinos espirituosos y de viandas a la típica usanza.

Agradeceremos su grata compañía.

Yo les diré: Hasta otra ocasión, ha sido todo un placer y es de agradecer.

 

sw235.jpg