“¿Qué quieres que te regale para estas Navidades?”

Sí, tengo que escribir una carta: Te digo.

Pensaré antes todo lo que me has regalado.

Mi primer regalo furtivo; disimulando que no era para tanto, que también se lo regalabas a otra amiga; una taza con encanto, con palabras escritas con bello significado.

Una rosa azul, como el cielo franco, que eres tú.

Tú tiempo; hiciste un viaje para encontrarte conmigo, para mantener viva la llama de la pasión de lo ya vivido: Lo más preciado, te digo, lo que más me ha gustado cariño.

Y lo que menos me ha gustado; fue cuando me dijiste que se acababa nuestra escapada; lloré sin alivio. Sacaste tu atento pañuelo y me consolaste, me protegiste de algunos peligros. Y aunque me tentaron con mágicos tesoros en un soñado Paraíso; mi razón y mi corazón latían solo al compás de tus sentidos de mis emociones  y nuestros sentimientos más queridos.

Orgullosa te conquisté, sabiendo muy bien a quien había elegido. Tu eres mi regalo más preciado, un tesoro conseguido.

¿Qué puedo pedir más? Sí, ya lo he pensado, que no se acabe nunca nuestro amor y la llama de nuestra pasión.

Te lo dedico a ti: Marido mío.

sw235.jpg

 

Licencia de Creative Commons

Lámemelo.

Brindamos con Copas Grandes

gotas de vino Tinto caen por el canalillo de tus tentadores pechos.

Esas gotas que tanto me gustan

ese sabor que no olvido nunca

este Bon acord

esta armonía

este vínculo tan fuerte que nos une a los dos.

Fingimos que solo nos gusta esta Sangre de Toro en nuestra piel

Lámemelo

_Te digo.

Tu despiertas

te había embriagado tanto que habías caído en mi adicción.

Pero te estás resistiendo a esta armonía

a éste vínculo nuestro

No lo resistes

sexo pasión y amor.

sw2.jpg

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Dedicado, un italiano con una personalidad encantadora.

En Italia aman los diamantes y el desayuno en la cama, no es así??

Conocí a un italiano,

me sedujo

con sus enormes azules ojos como el mar mediterraneos y pícaros,

con el tono de voz tan sujerente

y deslumbrante sonrisa

Murió de amor apasionado en mis brazos.

Ohhh sí hasta siempre señor

Besos…

sw2.jpg

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.