Tus manos calor sienten, alguien está palpitando por ti.

El cartero llama a la puerta de tu casa, abres la puerta y el te dice;”una carta para Ud.”

Es un misterio, es una sensación de curiosidad inevitable de eludir.

La vas a abrir. No pone remitente, pero dirigida está para ti.

La carta  empiezas a leer, palabras con connotación importante para ti.

Es un milagro, lo que deseabas oír, escrito está ahí. Es una poesía para ti.

Tu piel erizada se pone , una sonrisa se dibuja en tu cara, aprecias una letra bonita, quizás alguien conocido por ti. Todavía intrigado permaneces ahí. Sigues leyendo, reconfortado te sientes, tus manos calor sienten, alguien está palpitando por ti. con sus letras te mira, sensibilidad percibes, tu también te reflejas ahí.

Desconectas del mundo por un momento,

dichoso te hayas,

acercas la carta a tu nariz

y sí un aroma hueles a jazmín.

Te cautivan esas letras, ese olor y como si se tratara de alguien que quiere el bien para ti,

sientes lo mismo,

acercas la carta a tus labios y un beso pareces recibir,

tu haces lo mismo,

será el anhelo de un platónico amor o deseo que soñaste recibir.

 

sw235.jpg

Te mereces Edgar el calor y el reconocimiento.

Edgar Alan Poe; en sus ensoñaciones…, le gustaría hablar con su perdida amada, ¿con quién habla, le contesta? es el mismo? es el Demonio?… Misterio, dolor, tristeza y quizás desesperación?

Tú Edgar, romántico fuistes,

estudiastes,

erudito de la palabra

también sufriste

supistes gestionar tu ego?

Como cualquier persona sensaciones tenías, todos las tenemos,

esas sensaciones provocaban en ti deseos, anhelos de amores ciertos e inciertos.

El románticismo de hoy es distinto,

hay más apego,

se siente frió y tú Marido calor te lo da en el lecho,

te sientes mejor con el fuego,

teniendo amor, pasión y deseo,

todos los ingredientes para sentirte con apego.

Tú  desdichado fuíste

desde que naciste hasta que seguro que en el cielo

un hueco te han hecho.

Date por satisfecho lo que tanto anhelabas:

El Reconocimiento; pues sí lo has conseguido,

sí eres un Maestro.

Gracias Edgar, te tuteo para que sientas de corazón

que te admiro,

yo quisiera creer que todos te queremos,

ahora y siempre ya tendrás la compañía

que antes suplicabas al camarero.

 

sw235.jpg

 

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.