El valor del ser.

En una mesita, sentado, con velita estás,

permaneces bien trajeado, perfumado y apuesto,

las campanadas de fin de año van a tocar,

miras a tu alrededor y ves a la gente bailar,

tu eres el maniquí que todo el mundo mira y nadie toca,

yo te miro y tus acuosos ojos veo,

te hago sonreír

cuando mi pecho contoneo

además subo lentamente la falda por mi pierna

llego hasta mi cadera y ves mi sexy tanguita,

tu pájaro sale del nido,

me doy cuenta de que

estás vivo,

necesitas amar

yo también quiero sentir,

sentirme deseada,

sintamos y amemos y volemos.

Ahora tenemos más valor:

El valor del ser y del estar.

 

blog swingers lifestyle.jpg