Buscando la esencia del erotismo.

Me pediste que te contara alguna historia vivida o soñada…

Era un caluroso atardecer de verano, el dios Baco salió de su morada para caminar, mirar al horizonte, sentir el aliento del mar y encontrar su playa favorita, y ahora me pregunto, ¿por qué tenía que ser tan rocosa, tal vez buscaba entre el fuerte oleaje, encontrar entre esas rocas, entre la espuma del mar a su diosa predilecta? Entonces al atisbar con sus ojos ávidos de hallar a su diosa entre el fuerte oleaje, entre la espuma del mar y entre esos efluvios de buenas sensaciones recordadas pues su mirada se iluminó tanto que la diosa del erotismo, Afrodita se percató y una pleamar mutua de satisfacciones colmaron sus corazones.

Mi diosa griega favorita, Afrodita.

María sueña y te cuenta.