De un baile de seducción, hasta el amanecer de nuestro mundo.

El presente es mi mayor edén. Estaba soñando y cuando desperté noté una sensación de calor y goce. Cuando me desperté mi sexo estaba húmedo. Me estoy acordando del sueño, evocando nuestra encuentro. Estuve imaginándonos las dos parejas bailando provocativamente al ritmo de una música sensual o que la hacíamos más sensual, si cabe, con … Continuar leyendo De un baile de seducción, hasta el amanecer de nuestro mundo.