Libido.

Tu vibrares siento solo con mirarte,

nos miraros, nos acercamos, nos abrazamos y nos acaloramos,

hasta que mis vibrares sientes igualmente.

Me cuentas que has ido a comer hasta saciar el hambre o quizás tu ansiedad,

pediste almejas frescas y francesas para mayor colmo,

mientras las comías saboreabas en tu mente también,

imaginando que además saciabas tu libido con según dices, mi delicada y sonrosada mariposa,

que muy cerradita está,

que te gusta como ninguna otra,

y según vas elucubrando y ahora me lo estás susurrando,

lo haces a la vez que te desvistes suavemente y

yo imito tus movimientos, con picardía,

mis instintos más primitivos y naturales y a la vez vitales,

están emergiendo efervescentemente,

mi piel se va enervando

y mi mariposa desplega sus alas,

además nuestros efluvios se unen nos reavivan y nos desbordan

nos dejamos llevar como potros desvocados en el placer sexual y mental.

Al final la calma llega y nos bebemos y nos regustamos a besos,

al unísono acaba el encuentro en un extásis sexual y mental satisfecho.

Bon apetit.

María.

Energía vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s