Suspiro por Falbala.

Enamorados estaban, el fuerte dopado, el pequeño pero astuto, de la guapa e inteligente gala.

Todos suspiraban por Ella.

Ella también suspiraba, pero de otro aldeano.

Anhelantes estaban otros, pero no de amor, sino de poder romano. Utilizaban a su alcance todas las tretas, con espada en combate por delante, con el disimulado arte del arsénico o por detrás con el afilado puñal .

Yo también suspiro, quizás soñando por un mundo mejor y por tener una amistad como la de Falbala, para conversar, yo escuchar la lira y y ella mis canciones.

María swingers-lifestyle.Tributo

a Uderzo.

Saludos primaverales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s