Flor crecida con erotismo.

Con el cariño y con el mimo y con el sol te crías,

antes así no percibías

pero leíste escritos y poesías y novelas,

tu ser se alimentó

como el germen se nutrió

que con agua y con sol y con amor

todo sale mejor

no crees?,

Tu antes estabas como el témpano como las estalactitas y las estalagmitas,

pero ahora captas y recoges y absorbes mi calor

mi amor,

y yo percibo de ti tú olor,

que como buena flor campestre y mundana

no solo de color o hermosura seduces

sino también de erotismo

el morbo de peligro, de qué pasará

al querer tocarte

me puedes hacer sangre.

Mimo te daré

con mimo te cogeré

con buena experiencia tacto y suavidad te trataré

pues en un delicado ser lleno de erotismo has crecido.

Ya no me apartaré de ti

y tu qué harás.

– “Lo mismo que tú”, dices.

Pues brindemos con agua o con Cava o con Champagne,

por estar y crecer juntos,

por esta unión tan hermosa

por este erotismo tan puro.

sw235.jpg

Leyendo a Pablo Neruda. Cuando desperté el libro de D. Pablo Neruda todavía estaba allí.

Cuando desperté el libro de poemas de D. Pablo Neruda todavía estaba allí.

Recita D. Pablo Neruda:

 y yo aumento en tus ojos y tu rostro en los míos.

Me gustas cuando tiemblas porque estás como intacta
y me adentro en tus sueños y mi voz te desborda.
Parece que penetren hormigas por tu cuerpo
y parece que el aire te quitase la ropa.
Como todas las rosas con el fuego te turbas,
te sujeta la tierra y mi aroma te agita.
Fiera conmovida, pareces una rosa
y parece que mi tacto entibia tus espinas.
Me gustas si jadeas cuando voy a besarte,
fiera contenida, así como con miedo
y sientes que me acerco y tu corazón late,
déjame derramarte en la boca un infierno.
Déjame que te amague con mi frutal saliva.
Cólera silenciosa, gemido suplicante,
en tu falda entreabierta te abrasas y tiritas,
dejemos nuestros labios húmedos acecharse.
Me gustas cuando tiemblas porque estás como intacta
y yo aumento en tus ojos y tu rostro en los míos.
Parece amordazarte el sudor del silencio
y parece tu cuello desnudar mi mordisco.

D. Pablo Neruda.

 

Gracias D. Pablo Neruda, por deleitarme, deleitarnossw235.jpg