Sexo tántrico , el placer de los sentidos

El Tantra no niega ni favorece el sexo, simplemente investiga la naturaleza humana

Si hay algo que reprochan las mujeres a los hombres es que quieren acabar demasiado rápido. ¡No tan deprisa cariño. más caricias!. Ahora se impone el sexo tántrico que consigue que los hombres aprendan a tener orgasmos sin eyaculación durante horas. “Hago el amor durante ocho horas cada noche’’, alardea Sting.

UNA TÉCNICA QUE DEBE APRENDERSE.

Viene de la milenaria India, se centra en la energía corporal y promete lograr relaciones sexuales distintas, más completas, de mejor calidad y, también más duraderas. No por nada los indios tienen la fama de buenos amantes y hoy la disciplina causa furor en varios países, como Inglaterra, donde el cantante Sting se declara un fiel seguidor.

Para dominar el “sexo tántrico”, “hay que aprender ejercicios de respiración y de control muscular de la zona genital para que el momento previo al orgasmo se prolongue. Coordinarse para que la relación sexual no colapse. La mayoría de la gente sigue el un, dos, tres y listo, sólo buscan el placer, durar lo máximo posible, y esto va más allá de eso. Cuando lo practicas, ya no te importa si duras poco, estás en otra”.

19307.jpg

SUS ORÍGENES.

El sexo tántrico se enmarca en en el contexto del Tantra, proveniente de la antigua India y el Tibet. El sexo tántrico era originalmente una práctica abierta a todos, sin distinción de castas que permitía acceder a la trascendencia.

“…En el shivaísmo la mujer encarna el poder, y el hombre la capacidad de maravillarse. Numerosos maestros eran y son todavía mujeres. Ciertos legados solo se trasmiten a mujeres, y la mujer, cuando es discípula, disfruta de un prestigio mayor que el hombre, desde el punto de vista de la energía, del valor y de la intensidad de su visión. Los textos lo expresan con claridad: «Aquello que un tantrika logra en un año, una discípula lo consigue en un día», como si todo en ella echara raíces con naturalidad en el origen común y olvidado de las religiones antiguas más importantes.»

Para la investigadora Mery Jane Sherfey el período entre el 12.000 y el 8.000 A.C. marcó una época de libertad sexual pero, éste fluir cíclico de sus impulsos sexuales, se fue haciendo cada vez más inmanejable.

LA EYACULACIÓN.

Lo importante es retener la eyaculación masculina, para proporcionar más placer tanto al hombre como a la mujer, al dar más tiempo para preparar el orgasmo femenino. En nuestra cultura, lo importante es la autosatisfacción masculina. De ahí que las prácticas sexuales sean de baja calidad. En la sexualidad tántrica, se venera lo femenino, y el hombre aprende a tener orgasmos sin eyacular. Es todo un descubrimiento para el hombre, al conseguir orgasmos múltiples que rozan el éxtasis”.

El Tantra es el encargado de elevar la energía, de conocer nuestras emociones y nuestra mente. Es a través de la respiración como se puede controlar el estado emocional. La pareja tántrica convierte el acto sexual en una experiencia de fusión del uno con el otro. Así, muchas parejas suelen olvidar sus problemas comunes y olvidan sus rencillas domésticas al fundirse.

¿CÓMO SE PRACTICA?

El sexo tántrico es un ritual en sí mismo. Para comenzar a practicarlo, se debe preparar un ambiente cálido, que ayude a la compenetración de la pareja. Por eso, es muy importante la decoración de la habitación. El ritual aconseja decorar un espacio con telas y cojines de colores suaves, encender alguna vela y ambientarlo con el olor de una barrita de incienso. Pero lo más importante es la respiración, se deben hacer ejercicios para sincronizar las respiraciones y que la pareja fluya en la misma sintonía.

Las caricias son fundamentales, los masajes mutuos, utilizando aceites aromáticos que ayudan a tener más sensibilidad con la otra persona. Se pueden colocar bebidas y comida, principalmente frutas, como uvas, fresas, cerezas… y entre juegos ofrecérselo a la pareja. El objetivo es sensibilizar todos los sentidos de nuestro cuerpo, como el gusto, el olor, la vista….

La comunicación en esos momentos es también muy importante. Darse a conocer al otro, ver cuáles son sus necesidades y apetencias sexuales, “así, permitimos a la mujer abrirse y desarrollar su sexualidad. Y ella también podrá obtener orgasmos más intensos. Hoy en día, muy pocas conocen los orgasmos de útero que se expanden por todo el cuerpo y además son sanadores. Con los orgasmos tántricos se crea un círculo místico entre la pareja.

Se debe conseguir el control de los genitales, ejercitando los músculos de las nalgas, y así aumentar el flujo de sangre en la zona genital, que revitaliza, fortalece y tonifica los tejidos, con lo que se logra una mayor excitación sexual. Pero, a medida que el hombre nota su fogosidad, debe relajarse y respirar profundamente para evitar la eyaculación, ya que se considera un derroche de energía vital. Los juegos amorosos suelen durar horas con esta práctica y la meta es el éxtasis de la fusión total.

 

sw2.jpg

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s